11 de diciembre de 2006

Murió "pinocho"

Descansará en paz porque morirse es eso. Pero que no tenga paz su memoria. Que nadie olvide sus crímenes. La era de horror que inauguró. Que en las escuelas argentinas se sepa que Pinochet es parte de nuestra historia, porque prefiguró nuestra pesadilla, porque inspiró a nuestros verdugos. Que gane la verdad por sobre la mentira con que sus adeptos buscan protegerlo. Que su nombre infunda pavor y que ese pavor se transforme en coraje: nunca más un Pinochet. Que haya un busto suyo con una placa en todos los países del mundo. Que esa placa diga: “Augusto Pinochet, asesino”. Porque olvidarlo sería como olvidar Auschwitz, el Estadio Nacional, la ESMA.

Este es un extracto de la contratapa del diario página 12, de hoy, un artículo de J.P. Feinman,
adhiero a este párrafo, en nombre de todos los que hoy no tienen voz.

3 comentarios:

danixa dijo...

me olvidaba, gracias lumi por el mail.

l u m i dijo...

De nada, Diana.
Es un texto que habla por sí solo.
no se necesita nada más.
Hubiese estado bueno que mi hijo nazca ese día, así era doble festejo...
Besos!
Ahí Joan te manda un mail...

danixa dijo...

no mi amor, no...tu hijo merece otro destino!
más luminoso, ya verás...