4 de agosto de 2007

Flash...









Se terminaron las vacaciones.
Así , de repente, flash...digo, que comenzamos con Balta un curso de Flash, y se nos acabaron las vacaciones, a los dos, y de golpe.
Un bajón. Caí en la cuenta. Pero bueno, la segunda parte del año se despliega ante nosotros.
No sé para qué quiero llegar al final, pero siempre me pasa eso.

Estuvimos en Buenos Aires, y a pesar de una otitis que me mantuvo casi todo el tiempo aislada, me la pasé bien. Con mi tía Darinka sobretodo.
Viendo sus manos cuando lavaban los platos, parecen tener ya la forma ahuecada para sostenerlos, y que no se resbalen, si no fuera por el sufrimiento que le da su artrosis, hasta diría que son bellas sus manos así, como garras cálidas y blandas.
Nos hizo unos tallarines verdes, que me daban risa de tan ricos, en serio! Yo no podía ni comerlos casi, me daban risa! oO sonrisa, bueh...
Nos hizo pizza cuando llegó Paco del viaje. Bismark, rabas, qué se yo. Una maravilla como comimos.

Dormí en mi habitación de pequeña, vi fotos viejas, compartí mates con mi sobrina, jugué al desconfío con mi hijo y su primo, muñequitos de plastilina, lavé vidrios,vi gran hermano famosos, a propósito, si esos son famosos... , recibí la visita de algunos amigos, a otros los llamé por teléfono, me divertí con mis hermanos,recibí una rosa de regalo que le compró Balta al florista de la esquina, planché...ahhhh, qué rico ese olor a sábanas limpias de mi infancia!, enceré pisos, fregué platos, compré lompas para mi viejo y mi hijo...
Hice lo que hacía una antigua ama de casa, bien simple, así, me sentía una madre de la Susanita de Quino, bellísima vida, tranquila, sin sobresaltos casi, un pequeño apagón general de luz, fue lo más tremebundo que me sucedió...
Podría decir que fui muy feliz.

Sólo que mis noches las pasaba en vela, y como por un efecto de Dr. Jekill y Mr. Hyde , a la noche volvía a mis cavilaciones conocidas, a mis recuerdos y agonías, mezclaba como canta Pescetti al ganador de Gran Hermano con Antonioni, y al idiota que iba a perder el laburo en las islas Canarias, con Bergman: el Séptimo Fuego...el Ciudadano, buf...
Entonces por las noches, como una loba hambrienta de corderos, vagaba por la casa en busca de lápiz y papel...como antes, cuando los ordenadores no existían, y ahí mismo anotaba algo como esto:

Ganó Diego. El Gen Argentino. Es como si al argentino le faltara otra oportunidad para ser ganador. Hoy había seis millones de tipos pegados al televisor, esperándola. Que se la den, por Dios, que se la den. La que le faltó a Maradona. El tocayo de este Diego que escupía en un primerísimo primer plano. Venganza de muchos consuelo de hartos. Los que sueñan con ganarse los 666.666 pesos que le dieron después de su paso por la cárcel. Ahora, que es famoso. Ahora, que se codea con los comedores de Sushi de un panel de Telefé!
Diego libéranos, Diego santifícanos, Diego venga a nosotros tu reino, que se haga en ti nuestro sueño de cada día.
Ganó Diego, una gran parte de los argentinos, se sentirán como él, y dormiran en sus laureles de triunfo, para viajar mañana tres horas hasta su laburo.



Sería como a los diecitantos
vimos Blow up y nos
fumamos un faso.
Nos reíamos queriendo
explicar lo buena que era

¿te acordás pibe?,
Una de las pocas expresiones
que surgía en inglés
de nuestra boca de
adolescentes aturdidos.

Cortázar,
nuestro argentino tan amado
había tenido que ver.

Antonioni,
parte de un blanco y negro
tan cercano al color
de la libertad
en nuestros sueños.



Estoy insoportable. Abrí el cajón de los papeles
y ahí nomás
apareció el
Debe y Haber,
papel de contabilidad que mi viejo
traía de enfrente,
de la librería donde laburaba.

Librería Pinocho.
Cerró ayer.
-Después de setenta y cuatro años- puntualizó mi tío.
Y en el Debe escribo: Murió Bergman,
en el Haber: Fanny y Alexander.
La nieve y el espanto de su recuerdo imborrable.

Estoy insoportable.
A puro presagio.


( Las imágenes pertenecen a mis petit vacances en Buenos Aires,los bichos de plastilina que hiceron Balta y Paco, Rocío mi sobrina,las rosas de Balta, mi hermana Ale y yo, el papel de contabilidad, Paco y modelando, la librería Pinocho, Camilo y Lumi)

5 comentarios:

via lactea dijo...

666.6666........que paradoja! el numero de "la bestia" ,pero por dos!...me alegro que tus vacaciones hayan sido lindas....besos

l u m i dijo...

Qué bonito rejunte fotográfico.

Corta visita, pero le sacaste provecho a todo el tiempo.

Capaz nos vemos en la inauguración de la muestra...

Saludos porteños.

danixa dijo...

sí vía láctea, cuando el conductor lo decía me parecía una especie de cargada!

lumi:los espero en la inauguración, beso al gordito y aclarame lo del mail pa vagos que mandaste...

aitana dijo...

ufff... qué melancolía tan grande que me me entró el leer esto... y si lo juntas con las fotos, tan chiquitas, es pero... digo mejor, ya que a mí siempre me gustó un poco eso de la nostaglia... me ha gustado mucho esta entrada... es uno de esos texots que a son como un lugar común, pero no en el mal sentido de la palabra, si es que lo tiene... es como si yo fuera de repente de esa familia... como si tu nostalgia fuese la mía... como si fuera el paradigma de la nostalgia... eso significa que está muy bien escrito... un abrazo.

danixa dijo...

gracias Aitana,
a veces mi melancolía escrita se adelanta a mi melancolía como sentimiento, y cuando vuelvo a leer lo que escribo me asusta...si yo era feliz, por qué escribí eso?
En fin, Aitaneta, me gustó tu comentario de entendida en estos estados...
beso