5 de diciembre de 2006

antimelancolismo






En el comentario de Mati, en el post anterior, me decía que sentirse melancólico (de vez en cuando) es sentirse más humano, a lo que yo le contestaba que para mí es al revés, el no sentirme melancólica me hace sentir más normalita, más de esta tierra, más humana.

Y , como siempre, dependo a veces de una migaja de amor, de alguna visita de algún sobrino,
hermano, o amigo que se vaya acercando a los pagos marplayenses.

Dependo de si florece el ciruelo en primavera, o el tilo en estos días, y me inunda con su fragancia, y respiro hasta que las costillas no me dan más. Y me sale una risa, de piba tentada, y lo vuelvo a hacer, y más risa me da.

Este diciembre, aquí en el sur, viene movido de viajeros porteños ( de Buenos Aires) y de Iurop.

En este fin de semana pasado han llegado a tierras costeras, a la perla del atlántico, a la ex biarritz argentina, mi amiga Laura, mi hermano , mi sobrino y sus novias.

Tomamos vino, nos reímos mucho,nos hicimos la peluquería y acariciamos doblemente a Nevada, la gata, que toma anticonceptivos, para aguantar hasta el castre...( no confundir con encastre) .

Las fotos de un "finde" antimelancólico.

`pinchen en el nombre de mati, y accederán a un blog escrito por jack black y por mati, pero tienen varios, están todos buenos..."

8 comentarios:

l u m i dijo...

oh, pero miren quién está allí! si es nada más ni nada menos que el Sr. Bruno Emiliano Laurencich, para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero...
jaja
hola diana, ¿cómo estás? yo acá sigo en la espera, un tanto eterna...la luna llena dicen, le dará fuerzas para nacer, así que estoy en la esperaaaa!!!
no puedo subir más cosas al blog...no sé qué pasó...pero desde que lo cambié de versión, ya no sirve.
en fin.
me hubiese gustado visitarlos este año, pero gracias a que camilito no quiso salir antes, ahora no va a ser posible ya que las vacaciones laborales de joan son ahora...
en fin, ya habrá oportunidad.
quién te dice en las pascuas próximas, no sé, ya se verá...
te mando un beso enorme a vos, otro a balta, y a nevada!
¿y los hijitos? ¿dónde quedaron?
pd: ya encargué las flores de bach, estoy esperando que la homeopática se digne a llamarme para retirarlas...
gracias por todo!

El Mate Tuerto dijo...

la melancolía me hace sentirme más humano. Su ausencia, también. El desconocer si está o no presente, lo mismo. La 'máshumanidad' me es inevitable, parece.

danixa dijo...

hola pichona,
vos por tu baby,
yo por mi viejo,
así cada una con cada cual no podemos vernos...
ya vendrán tiempos de encuentro lu, no te preocupi.
ah, los hijos de nevada quedaron todos repartidos con gente amiga,
la última camada,la que quedaba aquí, la dupla machito-hembrita se fueron juntos, así que cuando queremos los podemos ver a todos.
y ahora sí, no more, no more cat-childs!
un beso
(decile a bru que se apure a darte lo que te mandé)

danixa dijo...

gracias por tus relatos mashumanizadores!

naza dijo...

sin melancolia no habria unos cuantos supiros perdidos por la ciudad buscado una respuesta, o un buen fin de semana con amigos

gracias por tus comentarios tu blog es muy humano

saludos naza

Umma1 dijo...

Pero los ciruelos, los tilos, cuando son percibidos, inmediatamente se asocian a nuestras experiencias.
La evocación es inevitable.
Vivir en la nostalgia me parece terrible.
Pero a veces es una caricia, una ternura muy dulce que alumbra.
Vos hablás desde Mar del Plata, yo me crié allí.
Te leo y me invaden mil imágenes, sonidos, un torbellino gozoso. Para mi ese collage, es nostalgia, aunque casi no me de cuenta que lo es.

Saludos

danixa dijo...

gracias naza por tu enorme elogio, en esta época que te digan que hacés algo humano está más que bueno...
lo tuyo también ,ya te dije, es tremendamente humano y me duele, cada cosa que contás, cómo la contás, y las imágenes, bueeenoooo!
impresionante.
cuando tenga un poquitín de tiempo te voy a linkear, mientras tanto, a los que leen ésto les digo, no se pierdan el blog de naza...
saludos

danixa dijo...

qué bueno umma ,no sabía que te habías criado en mardelplata...
nosotros, mis hermanos y yo, veníamos todo el verano, imaginá lo que significa para mí vivir acá...
un beso