22 de diciembre de 2006

EL SHOW DEBE CONTINUAR









Ayer enterramos a La Lala,
que quién es,
la bisbuela de Baltasar,
una maestra de las viejas,
de la Argentina que deseaba tiempos mejores
enseñando poesía,
maestra de Alfonsina Storni,
tenía un cuarto plagado de libros y revistas,
seguía insistiendo con "la muerte no tendrá señorío"
pero lo mechaba con un , para qué hablar,
ya no tiene sentido...

Su vitrola , su vieja vitrola seguirá sonando
en el MAC, o quién sabe dónde ahora,
con las letras en tinta china que yo misma
pinté en el fieltro verde:
Luisa Massini de Fariña
o al revés ya no me acuerdo.
La botellita con la que brindamos por mi embarazo,
la botellita azul, la tengo en mi estante de recuerdos,
junto a una picadora de carne , mirá vos...

Luisa, la Lala, pintaba,
y le encantaba hablar conmigo,
y hacía preciosos aros que lucíamos
desprejuicidos su nieto y yo.
Uno cada uno,
uno cada uno.

Mamma mía...espero que esté feliz,
abrazándose con la Storni,
aunque dicen que el cielo de los que se suicidan es otro,
no sé, yo no lo creo.

Después de ahí, y haciendo gala
del SHOW DEBE CONTINUAR
nos tomamos un taxi con el Balta
y nos fuimos a ver su ensayo
de la obra que estrenaba hoy,
la vuelta al día en ochenta mundos,
con un montón de nenes y nenas y su seño de
títeres.
Ahora la debe estar representando.
Las fotos son de ayer.
El títere lo hizo Balta,
se llama Robie Williams,
y la que aparece con él en una escena porno,
es la princesa de Nicole, su amiga,
vecina y titiritera también.

Quizá nos hagamos una mochilita y mañana nos vayamos
a Buenos Aires,
el Balta anda necesitando familia...

5 comentarios:

dodos dijo...

Es siempre así, algunos se van y los que quedan atrás tienen que continuar con el show...
Un abrazo de Atenas!

naza dijo...

tu blog es como tener una segunda familia por la compu , me gusta mucho

saludos naza

danixa dijo...

gracias chicos,
para mí son la familia bloguera!!! ja, ja!

gustavo r dijo...

Un salut por la Lala, Diana.
Me gustó mucho lo que escribiste.

danixa dijo...

Gracias Gus, debe estra recomendando tus libros a los ángelitos párvulos!