17 de julio de 2007

¿Ama de casa, empleada o terrorista?

Recién vengo de buscar mi ordenador...llegué temprano a lo del informático y debí quedarme en la puerta de su estudio más de media hora.
Aproveché para observar cómo despertaba el barrio, ya que eran las 8 y media de la mañana, en Córdoba, más arriba del 2000...
Me detuve a escuchar de dónde provenía ese ruido de sierra. Había obreros en lo alto de un edificio en construcción, armando el piso siguiente, llevando vigas , maderas, ladrillos...ninguno tenía casco. Ninguno, menos que menos ,un arnés.
Mientras seguía obeservándolos , escuché una bandada de pájaros, que pasaba sobre nuestras cabezas, los seguí con la mirada hasta que se perdieron, pensé si no eran los mismos que vi esta mañana al salir de casa, bicho feos, que traen mala suerte y me dije que no podía ser tan tonta de creer en eso cuando me llamó la atención un chorro de agua, bien potente, que drenaba de alguna canilla, de alguna manguera., muy cercanaOh ..oh...oh!!! Mira tú, me dije, la señora de enfrente, limpiando la vereda, en vez de usar escoba, usa un gran chorro de agua potable...
Más miraba a esta dichosa señora, más me dolía el estómago, con tanta impunidad corría los papelitos hasta el borde de la vereda para luego seguir empujándolos con el chorrazo hasta lo de su vecino.
Pasó un señor con dos perros, y uno de ellos hizo su necesaria evacuación en la calle. Aprovechó la susodicha y se encargó de limpiar la oscura cosa...qué gentil! , no lo hizo con su escoba sino con su manguera y su chorro que no declinaba en potencia! Empujó y empujó hasta acercar el desgranado marrón hasta la casa de los vecinos!
Dobló la esquina un paseador de perros con su bicicleta y ocho canes que parecían dopados de tan tranquilos.
Me ví venir un festín sobre la acera de tan pulcra señora, cuando el paseador amarró su bici al poste de luz .Pero no, hete aquí que ella, sin cerrar la canilla, buscó entre su delantal y sus carnes, sus guantes de goma y sus pañuelitos, la llave de la casa, abrió, salió después de un rato, trayendo a otro perro que se sumó a los del paseador, y dejando esparcidos por toda la calle unos cuantos pedazos más de su descartada materia perruna , se fueron con su calma, esquivando al 551 que se les venía encima!
¿Qué piensan que hizo esta hacendosa señora?
Sí Señor!, ¡han supuesto bien! ¡¡¡Corrió con el chorro los estronzos hasta la otra casa!!!
Ya a esta altura, y pronta a desfallecer, pensaba que quizá la pobre no era en absoluto una ama de casa, sino una pobre empleada que hacía esto una vez por mes, y bueno...trataba de soportarla.
Ella, que estaba lo más alejada de la realidad que se puedan imaginar, seguía empeñada en quitar de la vereda de piedras, porque no les aclaré, ¡era de piedras no de baldosas su acera!, decía : seguía ella empeñada en quitar de entre sus piedras, los restos de tierra acumulada, hechándoles un buen chorro, como para que tengan!

No...¡increíble! Les cuento que a los cuarenta minutos vino el socio de mi informático, y le pregunté con qué asiduidad realizaba esta mujer esa tarea ciclópea y terrorífica, de gastar tanta agua para nada!
La respuesta me enfureció:¡¡¡ Casi todos los días!!!
Mientras seguíamos observándola ya desde el estudio, y pasada la hora de limpieza y desespero, vi salir a un hombre en su automóvil , sin inmutarse, ni él ni la señora, cada uno fiel a su destino...

Lo peor de todo es cuando averigué quién era el hombre:
¡un funcionario bien conocido de economía, relacionado al Banco Mundial, interventor, etc, etc, etc...!
Creanme que no salgo de mi estado nauseoso. Porque además,su ejemplo parecía cundir en el barrio,pues salieron varias vecinas y porteras de edificios a lavar sus aceras con mangueras!

Ahora me pregunto yo, y nos preguntábamos con mi informático, una vez arribado:
¿Sabe esta fiel servidora, porque ya a esta altura creo que no era ama de casa sino empleada doméstica, lo que está echando por los desagües?
Si no lo sabe, ¿lo sabe este Señor Funcionario, que le paga a esta fiel servidora y que paga a su vez la cuenta de agua?
Si no lo sabe ni él ni ella, ¿No hay una política pública de concientización ambiental que se los aclare? ¿Acaso no vivimos los argentinos, los marplatenses, en este planeta donde escasea el agua?¿Acaso nos sobra a nosotros lo que a otros en su escacés mata?
y la peor posibilidad de todas:
Si dicen que la próxima guerra sobrevendrá por la falta de este bendito bien, el Agua, y ella o él lo saben y se dan el lujo todas las mañanas de lavar durante hora, u hora y media, ese pedazo de casi 20 metros de vereda con, digamos a esta altura oro en polvo, pregunto yo:
¿No deberían ser considerados terroristas...?

El que sepa alguna de las respuestas a mis preguntas o el que tenga una idea de lo que puedo hacer en Mar del Plata, para contrarrestar este vandálico hecho, por favor, póngame un comentario...

7 comentarios:

Patricia dijo...

Es inútil hacerse mala sangre, egoístas inconscientes o ignorantes (o todo junto) siempre hay, el único consuelo es que el número de esos sea cada vez más reducido, de a poco nos vamos enterando de las cosas y con un poco de suerte pronto ya no se verán ese tipo de ejemplos. Esperemos que para entonces no sea demasiado tarde.

pelenbal dijo...

te-rro-ris-ta! te-rro-ris-ta, eso no se ha-ce! nun-ca mais! nun-ca-mais, como decían los gallegos!

yo voy y le corto el agua sin que se de cuenta ,má, como no te avivaste!

aguacateconfresitas dijo...

Esta misma "vandálica tarea" la observaba hace unos tres días desde la ventanilla del colectivo, en Caballito, capital federal, un portero conversaba animadamente mientras el chorro de agua se derramaba en la vereda, sin inmutar a nadie, es algo que se repite a diario falta conscientización por un bien de todos.

cima dijo...

a veces temo como dice Patricia, si para cuando aprendamos, no será demasiado tarde....

Y me pongo loco y pienso:de la única forma que entendemos es a patadas en el culo!!!
Y digo que reccionario de mierda que soy, me estaré poniendo viejo?

y no le encuentro la vuelta Diana, y no me resigno a que seamos tan tarados...

perdón por las expresiones, pero me da tanta bronca! porque esta actitud es lo único que ves que no hace distinción de razas, credos, nacionalidades, geografías, cultura ,edades ni nada.

Un beso

danixa dijo...

Gracias Patricia, yo no puedo ser tan paciente, te digo la verdad, me enfurece de la peor manera!
Cuando empecé a trabajar en Medioambiente, conocí a un vasco, muy buen tipo que trabajaba hacía pilas de años en el tema,y en esa época en Bélgica en la UE, y una vez recuerdo me dijo: mientras convenzamos a una sola persona que tire su botellita en un contenedor para reciclar, hemos ganado una batalla!
Me cuesta aceptarlo, pero es así...
Un beso Patri

pelenbal, m'hijito, gracias por tu gran idea!!! me encantó recibir tu comentario!

Aguacate, me lo imagino !!!
qué desespero!

Cima, la verdad yo soy como vos, así de "cabrona" ...pero ya habrás leído lo que comenté arriba, paciencia y a cruzar los dedos.
gracias por venir

manuel_h dijo...

Si tarda un minuto más el informático te encuentra en pleno debate con la mujer y el funcionario, eh!!!

besos

María W. dijo...

¿Qué hacer? Ir y decirle a la buena señora de la manguera ¿UstÉ sabe lo que está haciendo? Eso. Y si da, hablar un poquito.
No siempre me da para hacer esas cosas, pero muchas, sí. A veces te sacan carpiendo, otras, te miran con asombro. Pero resulta que a la noche, la buena señora le comenta a su marido ¿sabés lo que me pasó hoy? Ya sea por enfado, por asombro, o solo sorpresa, una pizca de conciencia asoma. Y a su vez, el marido, que presta un poco de atención cuando la señora le cuenta, también. Tal vez, al día siguiente, la buena señora vaya y le diga lo mismo a su vecina, tal vez no. Pero, vale la pena intentarlo. En una de esas es como recomendar un libro; algunos pican, otros, no. Con lo que aprovecho para un GRACIAS gigante por semejante tamaño de publicación.
BESO.