26 de octubre de 2007

Ariel Dorfman y sus septiembres

Dorfman me está matando. Es lo más perfecto que leí en este año. Y mirá que leí, eh?!
Pero Ariel Dorfman, ese chileno que hace añares me devoré en Para saber leer al Pato Donald
- tenía diez años y entendí con ese libro que me pasó mi big brother , el concepto de proletariado!-hoy me vuelve a subyugar con su inteligencia y su arte en Otros Septiembres, editado por Seix Barral.
Aquí va un párrafo, sólo un párrafo y algún verso de alguna poesía.
No puedo transcribirlo todo.
Es triste y lúcido hasta el hartazgo.
Esos libros de cabecera de vida.

"Una amnesia empedernida parece ir infectando a los norteamericanos, en la medida en que se dedican a demoler un país que pocos de ellos pudieron haber hallado en un mapa hace un par de meses atrás."


Ese párrafo es parte de un artículo que se llama La Ballena en el desierto, y que fue publicado en el año 1991, por la guerra del Golfo, y republicado íntegramente , vigente , tristemente vigente en 2003 por la guerra de Irak.
O estos pedazos del tremendo poema con semejante título que hiela la sangre del que conoce al Guernica y del que conoce a Colin Powell:

Pablo Picasso tiene palabras para Colin Powell desde el otro lado de la muerte.

Sí, aún acá, acá más que nunca
más que antes,
sabemos y miramos lo que pasa
lo que Ustedes están haciendo
con el mundo que les dejamos.

¿Qué otra cosa hacer con nuestro tiempo?

Sí, allá estaba, Colin Powell,
allá se encontraba Usted
parado frente a mi Guernica
una réplica es cierto
y sin embargo mi visión
de aquello cayó
sobre los hombres y sobre las mujeres
y sobre los niños los niños
más que nada sobre ese niño
en Guernica ese día en 1937
desde el cielo.

Claro que Guernica ya no estaba.
La habían cubierto, nuestra Guernica,
cubierta para que Usted pudiera hablar.
Allí en el edificio de la ONU en Nueva York.
Para que pudiera hablar sobre Irak.
Para que Guernica no lo molestara.

.....

ten cuidado cuídate

cuídate del ojo del niño
en lo oscuro

te has de juntar con nosotros
con el niño y conmigo
con el caballo y la madre
acá al otro lado

te nos vas a juntar luego
en un viaje que todos hacemos
todos
Colin
Colin Powell

....

Usted y yo
sí entonces sí
podremos descansar
Usted y yo
Usted y yo y el niño que murió.
Extraje, como les dije, algunos versos, es un poema extenso, doloroso y bello, como las 269 páginas que recomiendo leer para después opinar.
La pintura que acompaña este post es Mickey en Kosovo. La hice yo, hace unos diez años.
Ahora es de Richard, al que según me dijo, le recuerda cada día lo que debe hacer.

4 comentarios:

cima dijo...

Mickey en Kosovo!!
Im-pre-sio-nan-te....

apareció una en pose y actitud sodomizada...bello dibujo

Leer a Dorfman, hace doler...yo necesito algo dulce, tengo hipoglucemia amorosa.

un beso

Cielo dijo...

Si, yo lo �nico que le� de �l es "Para leer al pato Donald",y es un libro que cuido amorosamente, como el de Lispector.
Porqu� se habr� ido a vivir a E:E:U:U Dorfman, no?
Ten�s que mostrar al Pato Donald en Kosovo...
Interesante y bello, como siempre.

Cielo dijo...

Si, yo lo �nico que le� de �l es "Para leer al pato Donald",y es un libro que cuido amorosamente, como el de Lispector.
Porqu� se habr� ido a vivir a E:E:U:U Dorfman, no?
Ten�s que mostrar al Pato Donald en Kosovo...
Interesante y bello, como siempre.

danixa dijo...

en el libro lo explica Cielo, y el Pato no lo encuentro!!!(la foto, bah)

yo también daniel tengo hipoglucemia amorosa, de eso no te quepa ninguna duda.