8 de noviembre de 2007

La memoria, esa bendita...

-Ahora mismo me estoy dando cuenta que hablo con cierta distancia, ¿es hora de regresar?- se/me pregunta Lau en un mail...ella misma se responde- sí , creo que sí, cuando el presente se transforma en historia....hay que cambiar de paisaje.
Y eso marca una vuelta, al país de la memoria.

Justo hoy que leo en el Página 12 sobre la inauguración del parque-memoria, homenaje a los 30.000 desaparecidos.
De eso no podremos escapar. Ese , a partir de hoy, será nuestra presencia en un presente que no quisimos.
Y para poder cambiar de paisaje, como dice Laura, debemos recordar, una y otra vez. Así haremos otro país.
Les copio parte del artículo del Página 12, y les pego el link, para los que quiern mirar cómo anda la herida, sin escapar.

El que escribe es Werner Pertot:
Gelman, Conti, Oesterheld, Donda. Una a una, el presidente Néstor Kirchner se detuvo frente a las placas con los nombres de los desaparecidos que se extendían sobre el muro gris. Antes de llegar al río, encontró la que estaba buscando: la de su amigo Carlos Labolita. “23 años”, decía. La presidenta electa Cristina Fernández de Kirchner la había visto antes, y no había podido resistirse a tocarla. Ambos presidieron la inauguración del Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, en el Parque de la Memoria. Los dos coincidieron en volver a criticar la lentitud de la Justicia, a la que la senadora consideró “agraviante para las víctimas y para la sociedad”. “Han pasado ese lamentable sacerdote y ese policía, ¿cuándo van a juzgar a los jefes?”, preguntó Kirchner, quien le pidió a los jueces “que dejen de ir y venir”.

Para seguir leyendo, pinchad aquí
Hay mucho por hacer, todavía.
Felicito a Norma Huidobro, por ganarse anoche los 100.000 pesos del premio Clarín de Novela 2007, escribiendo con la memoria que nos queda como una bendición.

(La foto tiene copyright, es de Pablo Piovano, para Página 12)

2 comentarios:

.ludmila. dijo...

La Memoria...
Desde que ví ese muro que me remitió al de los lamentos, allá, en Israel...Y, hay para lamentarse...Pero sobre todo para recordar, para llevar vivo en la memoria, para cambiar...
Es merecedor de felicitaciones el hecho de que el monumento esté destinado a la memoria de las Víctimas del Terrorismo de Estado...Un buen paso, al menos salimos de "los desaparecidos", para comenzar a hacernos cargo como país y como historia, de que todos los que murieron, fueron VÍCTIMAS; más allá del desconocimiento del paradero de sus cuerpos. Ellos, en vida, y en alma, no-desaparecidos, fueron víctimas.

Y sí, queda mucho por hacer...Parece que -por suerte- tienen iniciativa ¿no?.

Beso Diana. Y saludos para todos.

danixa dijo...

Lu, tenés razón , uno los desparece, como si quisiera borrarlos de la realidad esta de cada día, como a Julio López, como a tantos otros que siguen aún desaparecidos, aquí y en el mundo.
ojalá, tengamos fuerzas para seguir haciendo.
besote