9 de noviembre de 2007

Pablo Chacón , yo soy la espía hoy.



Fue raro nuestro encuentro.
El primero y el último.
Me lo presentó un amigo en común, Damián, en un bar de Mar del Plata cuando yo todavía vivía en Buenos Aires, y Pablo acá.
Ahora es al revés.
Pero ha corrido mucha agua y palabras bajo los puentes.
De casualidad su hermana, sentada al lado mío en una sala de espera, me pidió el Página 12, de casualidad la observé y pensé que no mucha gente en Mar del Plata lee el Página.
De casualidad oí su nombre. Y le pregunté , ¿vos tenés un hermano escritor y periodista?


Después vinieron los mails y antes vino el libro que me mandó Valdi (en la foto , de verde) desde Buenos Aires, antes de irse a España.
El espía, de Pablo Chacón. Libros de Tierra Firme.

Siempre quise postear algo de él, pero siempre intuí que nuestro encuentro se concretaría en breve.
Demasiados amigos en común, y las mismas ganas de escribir.
Le recordé en los mails, la fiesta con mi gemela en la casa de Buenos Aires, la invitación decía: las mellizas Laurencich cumplen 60 años.
Y fue una linda fiesta. Yo volvía de Alemania. Estaba con Valdi.
Y hubo joda. De la buena. Muchos amigos, de todos lados, de Ale, míos , de todos. Así festejábamos antes, con muchas ganas. Ricos y pobres. Pero la mayoría talentosos.
Como Pablo.











Deseo de Intimidad.

¿Soportás la intimidad? ¿Soportás la intimidad? La intimidad ¿es estar solo, abandonado, estar lejos, estar ido, metido para adentro, acurrucado, perdido, sin brújula, sin norte, como atrapado en un duelo infinito, patológico, callado, mudo, indiferente … ¿Cuánta intimidad soportás? La intimidad ¿qué es?, ¿es decir yo soy otro y contar cosas que pasaron (o pasan, cosas que pasan) como si le hubieran pasado a otro que sos vos, o que no sos vos ahora, sos vos en un futuro anterior?


¿Soportás la soledad?


Hay mucha gente que está sola, dice un idiota que conozco, como si fuera una excepción.

¿Es violar el derecho a la intimidad colgar un video de la nena tragándose el tarugo?

¿Qué diferencia hay: un tarugo, un chupetín, un dedo, dos, tres, seis dedos?
¿Hay intimidad en el porno, en la confesión al amigo, al cura, a la psicóloga, a la médica, al pedagogo, al didacta, hay intimidad cuando confesás cáncer, alcohol, muerte, muerte, droga, droga en las venas, cantidad de droga en las venas, veneno, veneno en el alma, en el corazón dolor, desaliento, incapacidad, pánico motriz, psicopánico?

¿Eso es intimidad, la colección de anécdotas afiebradas, susceptibles de estructura narrativa? Parece fácil: cerrar la puerta, cerrar el pico, todo eso se deja esconder, pero lo que se deja esconder es lo que también se deja vender.

Es tu mundo privado. ¿Esa es tu intimidad? Eso es vino del peor.

Esa es el secretito burgués. El secretito burgués.

¿Así que garchás en un telo frente a la esma y mirás tenis entre un polvo y otro, hijo de mil putas? ¿Así que te estás quedando pelado?

Acordate cuando sacudías la melenita de oro adelante del changui Cáceres.

Esa época. Esa época lamentable.

Esas hembras no son dulces, no. ¿Te la bancás, pelado?

Pelado.

¿Soportás la intimidad?

¿Soportás el desierto del ego, el suelo áspero, rugoso, horizonte cero, alfa, beta, bajo cero, cero?

¿Soportás eso?

La sal no sala, el azúcar no endulza.

Hay días así. Son días insoportables. Son días a cielo abierto. Son días a cielo abierto, vuelos, planos, contraplanos y nada, nada de libertad.

Donde todo se regula, se cuantifica, se evalúa, no se tiene nada. La intimidad desea silencio, desea no saber, no espera nada de la suma de información.

La intimidad no tiene oídos para lo que se dice sino para una voz, un punto de vista, una posición. Es casi jurídico, la intimidad existe donde el estado es impotente para legislar.

¿Soportás la intimidad?

Anestesiado es fácil, difícil es la intimidad igualmente anestesiado.

Ese resto inasimilable coagula un grupo, un socius, una sociedad, un desamparo contra el que se puede ir, a sabiendas de un porvenir, una ilusión, una ilusión de porvenir.

Afuera no hay nada, adentro no hay afuera.

Ese deseo.

Pablo Chacón. 2007.


(El que comparte el trío en la foto blanco y negro es el Chamo, un venezolano, que ya no está.)

2 comentarios:

valdi dijo...

un saludo para ese hijodeputa que me hizo escuchar Taxi de Braian Ferry, con el Chamo, ya bailaremos patita`e trapo.

danixa dijo...

Pablo anda por San Pablo...
Balta se ríe cuando digo eso.
ayer me dijo: cuando yo me muera voy a gritar:
ahí te voy San Jorge!!!

y yo le pregunté:
quién es san jorge?
el que tiene las llaves de la puerta...no? o cómo se llama?
a ver si me estampo contra la puerta!